El tiempo de la nada. Rethos

El tiempo de la nada

REFLEXIONES RETHOS SOBRE LA CORRESPONSABILIDAD: El tiempo de la nada

El tiempo de la nada. RethosEl uso diferencial de tiempo repercute en la ausencia de conciliación o espejismo de igualdad: corresponsabilidad no es sólo reparto de tareas equilibrado y asunción de responsabilidades familiares, también es concienciación del uso diferencial del tiempo para cuestiones personales: la planificación facilita, pero también requiere dedicación de tiempo, atención y recursos que no se están destinando a una misma, sino en pro de los cuidados de la armonía y el equilibrio familiar.

Tener tiempo propio para “nada”, puede angustiar, porque supone un vacío, y puede llevar a planificarse sin esos tiempos propios, pues nos preparan para ello: las mujeres son educadas y socializadas para dedicar su tiempo al cuidado y la planificación, como garantes de la armonía ajena, por ello se dispara el miedo cuando se dispone de tiempo que dedicarse a una misma.

Además, hay que añadir el factor multiplicador de no ser socializadas en el disfrute de la soledad, como indica Marcela Lagarde en “La Soledad y la Desolación”, si no en el goce de la ausencia de intimidad. Goce es repetir algo que produce un beneficio secundario, no sólo disfrute, si no falta de posibilidades para romper ese circuito de queja reverberante, pero que reporta existencia y roles definidos (“No tengo intimidad, pero cuando la tengo, qué susto, ¿ahora qué hago con esta cosa extraterrestre llamada tiempo e intimidad para mí?”).

Dedicarse tiempo a una misma, cuidarse y mimar la salud, es ampliamente confundido con hacer dietas, deporte e ir a un salón de belleza para mejorar la imagen – ese envoltorio un poco perjudicado de tanta carrera para cumplir con la planificación prevista y que todo el mundo esté satisfecho -. Mimarse es compartir con una misma, escuchar el eco que produce el silencio interior, hacer algo con lo que se disfruta, escuchar música, ir a un museo, leer un libro, quedar con quien apetece o probar a ir sola al cine. Incluso no hacer nada, o disfrutar del hecho de que algo de la lista de pendientes no sea cumplido, mientras el mundo sigue girando.

Para ello es importante concederse esa oportunidad, así como contar con un entorno de personas que promueven y animan a que se cumpla. La ocupación de los espacios y de los tiempos en hombres y en mujeres sigue siendo diferencial. Esto provoca ausencia de corresponsabilidad y conciliación, así como confusión de medidas desde las organizaciones para cuidar a la familia, en lugar de promover el trabajo en equipo, asumiendo responsabilidad no sólo de ejecutar las tareas, sino también de facilitar que podamos disfrutar del tiempo por ambas partes, es decir, que podamos disfrutar igualmente de diversa forma nuestro tiempo.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *